Cómo una empresa de dos empleados se vendió en 1 millón de dólares

Por Agustín Feuerhake, emprendedor serial

Quiero contarte la historia de cómo nuestro emprendimiento llegó a ser vendido, con apenas 2 empleados, a una multinacional, por cerca de un millón de dólares. Decidí no guardarme (casi) nada, para ser un real aporte a los que están empezando en esto.

En Marzo de 2011, Jaime estaba de vacaciones y Baixas, mi otro socio, me comentó una idea de negocio mientras se le venía a la cabeza. Me dijo que a él le gustaría usar un sistema para pedir comida online. Decía que no le gustaba tener que llamar por teléfono, que se sentía incómodo al hablar con una señorita y explicarle los ingredientes que quería en su pizza.

A mi me pareció una idea medio rebuscada, un servicio para computines tímidos (disclaimer: yo soy algo así como un “computín extrovertido”), pero después de googlear un poco me empezó a gustar más. Hicimos una mini-investigación de lo que había, supimos que en Estados Unidos estaban creciendo GrubHub y Seamless y que en Europa la gente usaba JustEat y DeliveryHero para pedir sus sandwiches a la casa.

A ratos, viendo algunos videos, el fundador de GrubHub me parecía un tipo algo cansado y frustrado de una idea que se había demorado demasiado en despegar… pero también podíamos leer en distintas publicaciones que levantaban harta plata y el negocio crecía por el mundo. Como con nuestra googleada no vimos nada parecido en Chile, pensamos tontamente que quizás podríamos armar algo para entregarnos una entrada de plata “por el lado” y el día de mañana, quién sabe, tal vez nos compraban la empresa.

Cuando llegó Jaime nos apuramos explicándole la idea, como niños pidiéndole permiso al papá. En ese momento él era el más convencido de la idea de seguir empujando Voxound, un reproductor de música con un toque social que era lo único que habíamos estado construyendo en los últimos 2 años y que no lográbamos hacer despegar. Jaime accedió a probar esto otro, sin abandonar Voxound por completo.

Después de Jaime, tuvimos que convencer al inversionista ángel que teníamos en Voxound. Él, un señor muy buena persona de unos cincuenta y tantos, que por respeto a su privacidad aquí llamaremos Pedro, creyó nuevamente en nosotros. Estaba de a poco dándose cuenta que su inversión en Voxound no iba bien. Le propusimos que queríamos dedicar parte de nuestro tiempo a probar esta idea, y bueno, no solo entendió y accedió sino que incluso quiso invertir algo de plata en este proyecto. ¡Bien!

quehambre

Empezamos por hacer una web que te pidiera tu dirección y te mostrara los restaurantes que estaba cerca, que mostrara al menos sus teléfonos. Luego de la discusión entre ponerle “quepedimos.cl” o “quehambre.cl”, el negro, el socio diseñador, se lució diseñando una página sencilla pero atractiva, y un logo muy ad-hoc. Ante dudas de diseño, lo obligábamos a asesinar al artista que lleva dentro y le pedíamos que copiara las soluciones de la página de GrubHub, para así demorarnos lo menos posible.

Para llenar el directorio, buscábamos restaurantes por todos lados, entramos a nic.cl a buscar dominios que tuvieran la palabra ‘pizza’, ‘sushi’ o ‘sandwich’, hacíamos scraping de directorios, recorríamos calles tomando fotos, recolectábamos volantes de los edificios. Armamos una lista en un Google Spreadsheet bien rápido y la cargamos en un sitio web que subimos en un par de semanas.

Lee la columna completa aquí

La segunda parte aquí

Escrito por: