Inés: La sorpresa teatral del mes de marzo

 

Por María José Pizarro Pérez (@mjosepizarro)

Me declaro adicta. Sí, soy una adicta al teatro y trato de ver todo, todo lo que puedo, claramente no veo todo lo quiero, pero por lo menos voy 2 a 3 veces a la semana.

Generalmente los colegas me escriben al correo o a Facebook y me invitan a ser parte de sus montajes, a mi correo llegó la información de la obra “Inés”,  ganadora de la versión 2015 del festival de directores emergentes organizado por la Universidad de Chile.

Debo reconocer que últimamente nada me sorprende y cada vez estoy más pesada para recomendar obras, la edad, sí, eso también puede ser.

La cosa es que la anoté en mi agenda y partí, también debo contarles que sin ninguna expectativa, porque me ha pasado que me preparo pensado que veré grandes montajes y me voy a casa desilusionada, ya les dije… la edad.

Llego a la escuela de teatro de la Chile, paso por boletería, pago mi entrada (porque en Chile el arte hay que pagarlo) hago la fila y espero. Abren la puerta de la sala Sergio Aguirre y una escenografía muy minimalista nos recibe, hay un sillón, una media pared, una mesa y un teléfono, nada más.

IMG_9564

De inmediato irrumpe en la escena Colomba Horta, la primera Inés quien con un desplante impactante absorbe las miradas del respetable. Me cautivó, sí, me gusta, también, y me sorprende, además, eso porque todo me hace sentido en la puesta, desde la dirección, pasando por la actuación, la música y por sobre todo el texto, maravilloso texto.

Debe ser mi deformación de dramaturga emergente la que me obliga a hacer un hincapié en las palabras, las que para mi gusto, sin ser Jaques de la Brioche o Marietta Santi, son precisas y perfectas.

Termina la función, converso con el público, un juvenil público, en su mayoría estudiantes de teatro de primer año de la Universidad Mayor, y les pregunto ¿qué les pareció el montaje? Y me responden: “buenísima, buenísima, me encantó” dice una niña, a lo que agrega su compañero “excelente, la puesta en escena es simple y se concentraba mucho en los personajes, y cada uno de los personajes eran muy seductores”

Me devuelvo en la bici, contenta, porque vi una obra de todo mi agrado y mientras pedaleo pienso en las muchas ganas que tengo de conversar con su director y además dramaturgo, Ernesto Meléndez.

¿Cómo nace la idea de escribir esta obra?
-Todo parte por una análisis que hice del contexto político social en el que vivimos, los cuales mezclé con otros periodos históricos de Chile, como la conquista, el golpe militar, el conflicto mapuche y otros. Lo que hace la obra es desentrañar la relación que hay entre todos estos hitos,  intentando descubrir el germen de la violencia en nuestra sociedad, es decir, como se explica la violencia de hoy con los hechos de violencia anteriores.

¿Por qué decidiste dirigirla tú?
-Tenía absolutamente claro lo que quería expresar con el texto, quería ser sincero y dentro de eso está la idea de todo el montaje, porque no se monta sólo el texto, se monta una estructura de hechos que van guiando el texto hacía otra mirada, las actrices, por ejemplo, las que interpretan el monólogo son tres, y estas actrices se van asesinando en escena para interpretar el papel, y esto también le aporta otra lectura al texto, entonces se complejiza más la experiencia, es un acto de sinceridad.

¿Cómo recibiste el premio del festival de directores emergentes 2015?
-Contento, feliz, porque la compañía es súper emergentes, estamos en nuestros primero trabajos, por lo tanto el premio significa un reconocimiento por parte de personas que tienen mucha más experiencia, fue un reconocimiento que llegó en un momento preciso, para sentirse más seguro de lo que uno está haciendo.

Por ahora Ernesto se desenvuelve entre el audiovisual y el teatro, el año pasado fue uno de los protagonistas de la mini serie “Zamudio” de TVN y actualmente está grabando una película. En lo que a teatro se refiere, tiene dos proyectos para este año, pero para el segundo semestre.

No quiero dejar de mencionar la entrega de las tres actrices del monólogo, Colomba, Lorena y Valentina, quienes destacan por su entrega y verdad escénica, además de la gran cuota de humor negro, la que siempre, cuando es bien tratada, se agradece tanto, en simples palabras, vaya, lo va a pasar muy bien, vaya pronto, porque quedan pocas funciones.

 

LO QUE NECESITAS SABER

Funciones: Del 2 al 19 de marzo (miércoles a sábado) a las 20:30 horas.
Lugar: Sala Sergio Aguirre de la Universidad de Chile (Morandé 750).
Valores: $4.000 general, $2.000 estudiantes.
Dirección y dramaturgia: Ernesto Meléndez.
Elenco: Colomba Horta, Lorena Erpel y Valentina Parada.
Duración: Una hora.

Escrito por: