Unravel, un videojuego imperdible de 2016

Por Axel Christiansen Z (@d0nfil0fi0)

Las historias dentro de los videojuegos han ido evolucionando en el tiempo, eso es algo innegable, pero la forma de contarlas no ha variado mucho. Por lo general todo el drama se desarrolla en escenas predeterminadas que ocurren después de lograr una meta, convirtiendo a la narrativa de un juego en simplemente pasar de la cinemática A a la cinemática B con todas la jugabilidad entre medio siendo un obstáculo para el avance de esta.

Hay títulos que han intentado revertir esto y hacer que la historia se desarrolle mientras juegas, algo muy difícil de lograr si nos apegamos a los géneros de juego más tradicionales.

Pues bien, Unravel, la última creación del estudio sueco Coldwood Interactive y publicado por Electronic Arts, logra generar a la perfección esa mezcla entre estar leyendo un cuento pero a la vez jugando un videojuego muy entretenido.

La premisa del juego es sencilla: comenzamos la historia viendo a una señora de edad revisando unas fotos antiguas y luego, al subir las escaleras, deja caer una madeja roja de lana. De esta madeja nace nuestro protagonista llamado Yarny y que de alguna manera mágica cobra vida en una aventura para recobrar los recuerdos de esta anciana.

Yarny no habla, no posee muchas expresiones y es tan frágil como la lana, pero sus animaciones y su movimiento hacen que encariñarse con él no sea muy difícil. Unravel se va desarrollando en diferentes niveles basados en la vida de esta señora anónima, desde su niñez hasta sus últimos días y relatan una historia de amor de esas que ya cuesta encontrar.

Cada etapa no sólo representa un paisaje distinto: pasamos por bosques, playas, nieves, fábricas, parques, casas y más, sino que una etapa diferente en un camino que parece estar separado pero va siendo unido por este gran hilo rojo que muchos suelen llamar destino.

Al ser de lana, Yarny es muy indefenso: su tamaño hace que todo nuestro mundo se vea gigante y hasta una paloma puede ser un enemigo mortal. No puede nadar, ni golpear ni ganar poderes, pero sí puede usar la lana para todo tipo de cosas: colgarse de diferentes lugares, columpiarse, arrastrar objetos, generar puentes, y todo lo que esté a su alcance para armarse el camino.

maxresdefault

Piensen en Chibo Robo, pero bien logrado.

Otra mecánica interesante es que Yarny va usando la misma lana de su cuerpo para avanzar, por lo que a veces se le acaba y queda atascado, por lo que muchas veces lo más importante es avanzar utilizando el camino que utilice menos pasos para lograrlo.

Los checkpoints son madejas de lana que, además de darle más vida al personaje, sirven para dejarlo amarrado a cada sección y generar más lana para seguir atando este mundo por completo.

El juego se va desarrollando alrededor de diferentes puzzles que, al resolverlos, nos permitirán seguir avanzando. Básicamente es ingeniárselas sobre como llegar de un lado a otro utilizando un arsenal reducido. A veces será empujando objetos, otras veces armando un puente, otras serán puros reflejos y otras tendremos que hacer grandes maniobras para hacer operaciones tan sencillas como encender el motor de un auto o reclinar un asiento.

Las soluciones a los puzzles a veces son algo repetitivas, es cierto, pero en ningún momento son aburridas, gracias a que visualmente Unravel siempre te entá entregando lo mejor que puede haber.

No solo se trata de gráficas realistas, sino que la preocupación por los detalles por más mínimos que sean puestos por Coldwood son como para sacarse el sombrero. El juego es siempre una delicia visual que juega con el hiper realismo de sus etapas, mezclados con este mágico ser y su aventura imposible. Y es este estilo visual el que va ayudando a entender el concepto de que estamos pasando por toda una vida que ya no es solo de quien la vivió, sino que al recorrerla, también se hace parte nuestra.

Unravel es un juego corto, a mi no me duró más de dos tardes jugándolo a la ligera, pero es un juego que volveré a probar con el tiempo. Es una historia simple pero que te llega, está lleno de momentos felices, tristes, tensos y mágicos y, a diferencia de muchos otros juegos indies donde la historia se come completamente al gameplay (pienso en Gone Home o Firewatch), acá, de principio a fin estás pasando desafíos y viviendo una aventura que te va generando sentimientos con cada boton que presionas y desafío que superas.

Unravel es el cuento de hadas ideal, no sólo porque es realmente interactivo sino que porque acá no hay hadas ni princesas sino que una vida tan real como la tuya, solo que va dejando en evidencia todos esos lazos que, queriendolos o no, vamos armando para avanzar hasta que la lana no nos dé para más y solo nos quede mirar hacia atrás y ver todo el recorrido que hemos atado.

Un imperdible del 2016.

Plataformas: PlayStation 4, Xbox One y PC
Nota
: 5 de 5 puentes de lana

Escrito por: