Erik Carrasco : “Lo importante no es cómo se empieza, sino cómo se termina”

 

Mostrando madurez, el armador del CDV restó méritos a su destacadísima temporada en lo personal. “Valdivia se tituló campeón y yo, soy solo un integrante de este equipo, que ha trabajado duro para este éxito”, asegura.


Como en el año 2004, cuando fue clave en el campeonato que en los últimos segundos Provincial Osorno le ganó a Provincial Llanquihue, arriba del cesto norte del Coliseo Antonio Azurmendy Riveros, y haciendo flamear la bandera de su equipo: asi terminó una de las mejores temporadas de su carrera, el conductor del Club Deportivo Valdivia Erik Carrasco, quien fue escogido con justicia como el mejor jugador del torneo.

“Hoy, quiero celebrar y botar todo el stress de los playoffs. Quiero disfrutar, porque ha sido una temporada muy larga, y un año muy duro, con muchas exigencias, pero que lo cierro con mucha felicidad aquí en Valdivia. Asi que me voy a tomar unas semanas de vacaciones, y en ellas, no quiero saber nada de básquetbol”, señaló exhausto.

Gran año
Carrasco se ha convertido en un verdadero talismán de triunfos. La madurez de su juego, sumado a su claro liderazgo, lo tiene hoy convertido, con justicia, en el mejor jugador del basquetbol nacional. De hecho, tras ganar el título pasado con Colo Colo, en el 2015-2016 fue subcampeón de Libcentro y campeón de Copa Chile con los albos, equipo de sus amores que dejó en septiembre, por sus problemas económicos para recalar en Valdivia, donde terminó siendo un elemento clave para quedarse con el título de la Liga Nacional.

“Encontramos el equipo con los cambios de extranjeros. Nos costó en el principio, tuvimos algunos tropiezos, pero supimos enfocarnos justo a tiempo. Y aunque no terminamos primeros en la fase regular nuestro juego fue siempre en alza. Y en el básquet lo importante no es como se empieza, sino como se termina” señaló Carrasco.

Con 33 años, el base de 1,82 m de altura se siente en un momento distinto de su carrera. “No me preocupo ya de mi juego personal. Soy un jugador viejo, experimentado si quieren ya… Pero para mí las cosas mágicas no existen, para mí lo importante es el trabajo. Hoy, Valdivia se tituló campeón y yo, soy solo un integrante de este equipo, que ha trabajado duro para este éxito”, indica.

De su futuro, “Cachete” no quiere hablar. Ofertas para emigrar no le faltan. Y aunque reconoce que está cómodo en Valdivia, asegura que también preferiría estar más cerca de su hijo que vive en Santiago, y que le acompañó en el partido decisivo de la final. Por ahora, los dirigentes valdivianos esperan poder hacer un esfuerzo para que Carrasco siga siendo el líder de su equipo.

Escrito por: