¿Sirven las clases de inglés en la escuela?

Por Ernesto Treviño, director del Centro de Políticas Comparadas de Educación, UDP

En Chile solamente 2% de la población adulta tiene un manejo fluido del inglés. A pesar de que la enseñanza del inglés está incluida en el currículum oficial a partir de 5º y 6º básico, los resultados develan la ineficacia de esta política.

De acuerdo a los resultados del SIMCE de inglés 2012, solamente 18% de los estudiantes de tercero medio obtuvo una certificación que acredita su nivel de inglés, 8.2% alcanzando un nivel alto y 9,6% un nivel intermedio. Más de la mitad (55,4%) de los estudiantes se encuentra bajo el nivel mínimo de la prueba, lo que indica que no pueden contestar las preguntas más sencillas que incluye este examen.

Los resultados también muestran una estrecha relación con las desigualdades socioeconómicas. Así, 83% de los alumnos de nivel socioeconómico alto se certifican, cifra que llega a 43% entre los estudiantes de nivel medio. Entre los estudiantes de nivel socioeconómico medio 16% alcanza a certificarse, mientras que solamente 3% de los alumnos de nivel medio bajo logra este resultado. Por último, menos del 1% de los estudiantes de nivel socioeconómico bajo obtiene el certificado de manejo del idioma inglés.

¿Por qué razón los estudiantes no aprenden inglés en la escuela? En este sentido se pueden plantear tres factores que explican estos bajos resultados. En primer lugar, la enseñanza obligatoria del inglés inicia muy tarde en el proceso escolar. En 5º y 6º básico los estudiantes tienen más dificultades para aprender un segundo idioma, y cuanto más temprano inicie la inmersión en el inglés más posibilidades existen de obtener buenos resultados.

En segundo lugar, aunque se quisiera intensificar la enseñanza del inglés desde temprana edad, tenemos un déficit de profesores de esta lengua. Es decir, no existen profesores suficientes para cubrir la demanda potencial que se generaría, por ejemplo, si se quisiera implementar la enseñanza del inglés desde primero básico.

Finalmente, la razón más importante pareciera ser la baja calidad de la formación inicial de los profesores de inglés. Este factor implica, por su parte, que los profesores llevan a cabo clases de baja calidad, orientadas al desarrollo de un conocimiento superficial del idioma con pocas posibilidades de promoción del uso con propósitos comunicacionales.

¿Cuáles son las claves para una enseñanza efectiva del inglés?, ¿qué tipo de política educativa habría que implementar para aumentar la cantidad de profesores de inglés con buena formación?, ¿cuánto tiempo demoran los sistemas escolares en mejorar la enseñanza de un segundo idioma?

Estas son algunas de las preguntas que tocaremos en La Buena Educación de Radio ADN este domingo 11 de octubre a las 12:00 horas.

Escrito por: