One Piece: Pirate Warriors 3, un viaje sin respiro

Por Axel Christiansen Z.

No es fácil enfrentarse a un juego como One Piece: Pirate Warriors 3, ya que se trata de una saga que mezcla dos de las mayores tradiciones que hasta el día de hoy podemos encontrar en el entretenimiento actual. Por un lado se trata de un juego hecho por Omega Force, la compañía que desde sus inicios se ha encargado de la saga Dynasty Warriors y todos los spin offs que han surgido de ella, y por el otro tenemos a One Piece, una de las creaciones del mundo del manga y el anime más populares de Japón y que hasta el día de hoy se sigue expandiendo.

Mezclar ambos tipos de experiencias parecía ser difícil considerando que los “musou” son juegos basados en las batallas de ejércitos mientras que One Piece es una historia de piratas. Pero si pensamos que esta es ya la tercera edición de esta serie de juegos, podemos entender que se trata de una fórmula probada.

Y es que con el tiempo la fórmula de los Dynasty Warriors se ha mezclado con robots, con los héroes de Dragon Quest y hasta con Zelda, funcionando prácticamente todas las veces. Y con One Piece no podía ser la excepción ya que tiene todos los elementos que hacen de un musou un gran juego: una historia simple, un enemigo claro, personajes con muchos ataques reconocibles y, por supuesto, toneladas de oportunidades para hacer fanservice.

La ruta que tomó Bandai Namco para esta tercera edición de Pirate Warriors también es la correcta: en vez de tratar de hacer una historia original como ocurrió en el anterior juego, One Piece: Pirate Warriors 3 es un resumen de toda la historia, desde el capítulo 1 hasta el arco de Dressrosa, lo cual es bastante, prácticamente lo más que se podía hacer hasta la fecha de publicación del juego, por lo que yo encuentro que es incluso una forma de repasar la trama de la serie de una manera entretenida y rápida.

Por la naturaleza del juego, un título de batallas, obviamente el foco del argumento estará en las peleas y conflictos entre el bien y el mal y pasará por alto los desarrollos más interesantes y personales de los personajes. Para eso no hay como ver la obra original para entenderlo y por lo mismo prefiero ver al título como un muy buen resumen en lugar de un reemplazo para la historia de la serie, aunque puede servir para quienes quizás la siguieron, dejaron de verla y ahora tienen ganas de retomarla.

El modo de juego es sencillo, y algo monótono, pero se compensa con la gran cantidad de contenido que posee. Más de 40 personajes jugables, cada uno con diferentes habilidades y técnicas de ataque que hacen que cada vez el juego se sienta algo distinto.

one_piece_pirate_warriors_3-2682208

La principal novedad en cuanto al gameplay es la inclusión del sistema llamado Kizuna -o lazo en japonés- y que permite elegir hasta tres amigos y llevarlos a la batalla. Al hacer equipos en conjunto con ellos se llena la barra de Kizuna, lo que hace que aparezcan cuando se liberan los ataques más poderosos. SI juegas bien, puedes vincular hasta 3 personajes adicionales en un solo ataque devastador, lo que se ve bien y sobre todo es un premio de fanservice muy bien logrado.

Otra de las cosas que lo hace entretenido es la incorporación del multijugador, el cual puede hacerse de manera online, pero también de manera local con pantalla dividida. Jugar así hace que el juego sea más entretenido y fácil, sobre todo en las misiones finales cuando realmente se aprecia la dificultad del título, pero ojo, recomiendo jugar en la versión de PS4 en lugar de la de PS3, ya que esta se queda más pegada por un tema lógico de frames.

Dicho eso, las versiones de PS3 y PS4 son exactamente iguales en contenido y funciones, las únicas diferencias son técnicas, más que nada por la velocidad que corre y no tanto por la gráfica que es bastante similar en ambos casos.

01bTambién hay variedad en los modos de juego: desde el modo de historia que cuenta el argumento desde el punto de vista de Luffy y su equipo, pasando por el Dream Log -una serie de desafíos alternativos que dan la oportunidad de probar a los otros personajes- hasta el Free Mode que simplemente es para elegir cualquier personaje -desde héroes a villanos- a jugar cualquier misión en cualquier dificultad y así mejorar los records.

En total, el modo de historia se acaba en unas 15 o 20 horas, pero el contenido extra a eso puede ser el doble o incluso más.

Ahora bien ¿es recomendable para todos? No. Si bien se trata de una experiencia muy bien tratada, con música y gráficas a la altura de una serie legendaria como One Piece, excelente ambientación y una historia que hasta el día de hoy se mantiene vigente, el género algo repetitivo de un musou hace que recomendarlo sea algo más dificil.

Por suerte, si hay dos grupos de personas que lo disfrutarán a concho: los fanáticos de One Piece, ya sea actuales o que alguna vez lo fueron, y los fanáticos de Dynasty Warriors, ya que se trata de una entrada muy original y con un espíritu llamativo que hace que realmente den ganas de jugarlo.

Si estás dentro de esos grupos, por favor llevate el juego y sobre todo la versión de PS4. De lo contrario este es un barco al cual puedes dejar pasar.

NOTA: 3 de 5 mapas del tesoro.

Escrito por: