Septiembre, mes de los circos: una experiencia muy cercana

Por María José Pizarro Pérez (@mjosepizarro)

“Es necesario que las autoridades se pongan las pilas con el circo chileno, falta dedicación y respeto” Agustín Maluenda Ríos, payaso Pastelito.

El pasado domingo, creé un grupo en whatsapp que se llama “al circo”, en ese grupo incluí a mis amigos más queridos para que vivieran conmigo esta experiencia circense 2015, la que he adoptado como una tradición, mis padres me llevaban al circo y hoy también llevo a mi hijo.

La verdad es que su reacción, es la de todos a los que les comento que me encanta esta disciplina, “¡Qué lata!” me dijeron, pues pensaban que las carpas eran como las de sus recuerdos de infancia, carpas en las que había que entrar con paraguas, porque llovía más adentro que a fuera, espectáculos en donde los artistas cobraban la entrada, vendían los dulces y se subían al trapecio, pero eso desde hace tiempo no es así. “Me van a acompañar igual- les dije- no se van a arrepentir y es más, me lo van a agradecer”. Y así fue.

Durante el mes de septiembre nuestro país se llena de color, gritos y alegría, en diferentes puntos, no tan sólo de Santiago, los circos llegan a instalarse para darle vida a una tradición chilena que lleva 150 años de existencia.

Atrás quedaron las carpas de género, las que impermeabilizaban los mismos artistas con cera de abeja y parafina, hoy la mayoría de los circos tienen carpas importadas de telas francesas y asientos italianos, lo mejor de lo mejor para los mejores de los mejores.

Parte de la tradición circense de nuestro país está marcada por la familia Maluenda, la que nos presenta dos circos “los Tachuelas” ubicado en la tradicional esquina de General Velásquez con la Alameda y “el circo de Pastelito y Tachuela Chico” ubicado en Ecuador con Las Rejas.

Y precisamente en este último circo nos detendremos. Me instalé en el circo de “Pastelito y Tachuela chico” para hablar con sus dos grandes protagonistas. Me senté en el hall de entrada planeando conversar extensamente con los artistas de este lugar y debo confesar que me faltó tiempo para conocer todos los detalles, aunque aquí entre nos, les cuento que estuve más de 3 horas y media.

Agustín Maluenda Ríos es el hijo mayor del Tachuela Chico y su nombre artístico es el de payaso “Pastelito”, pero no es cualquier payaso: en el año 2011 recibió la medalla “Mario Moreno Cantinflas” primer premio entregado a un chileno en México. Además en 2014 en el festival Figueres de España se llevó a casa el premio al mejor payaso, mejor artista y el premio “crítica y prensa europea”.

circo 3

Agustín decidió salir de Chile el año 2002 para perfeccionarse y lo logró y no sólo lo logró, sino que gracias a su esfuerzo pudo cumplir uno de sus más grandes sueños: tener su propia carpa

Hace cinco años volvió al país con ella, la que cuenta con la más alta tecnología. Aquí trabaja junto a su familia y a los que más quiere, su padre, “el tachuela chico” y su hijo Agustín Maluenda Junior. Pero ¿dolió separarse del circo que lo vio nacer, hablamos del circo de “los Tachuelas”? “la verdad- responde Pastelito- es que es una etapa de la vida que tenía que llegar, es una etapa de transición importante para la familia, personalmente creo que para mi papá fue más fuerte, porque yo ya lo había asimilado, cuando salí del circo de mi tío prometí volver con mi circo y así fue”
Lamentablemente el circo tradicional chileno no cuenta con el apoyo del gobierno, y cada vez es más difícil encontrar un terreno para instalarse “yo creo que estamos un poquito abandonados por la autoridad, tú vas a una ciudad y cuesta mucho trabajar en regla, porque los permisos se demoran, porque tú presentas tu carpeta y al alcalde le cuesta dar el visto bueno, no son todos así, pero sí en la gran mayoría, en ninguno de los gobiernos, de ningún partido hemos tenido un apoyo concreto, el circo hace una gran labor social, el año pasado regalamos cerca de 38 mil entradas para todo público, entonces si uno lo mira desde esa perspectiva, yo creo que los gobiernos están en deuda con nosotros, no es que le tenga mala a un gobierno o a otro, quien esté me da lo mismo, porque el circo siempre ha dependido de su propio trabajo de su esfuerzo, por ejemplo cuando fue el aluvión del norte, el circo no recibió ayuda del gobierno y se cayeron dos circos ¿quién hace algo por el circo? nadie”

¿Pastelito a Viña 2016?

El año pasado, Pastelito y su padre Tachuela Chico, estuvieron a punto de ser parte del espectáculo de viña 2015, pero, según nos dijeron, todo quedó en nada porque desde la producción les comentaron que “cobraban muy caro” y eso que ni siquiera llegaron a hablar de precios.

Pastelito comenta que “el hecho de que los hayan llamado a participar del festival engrandece nuestro arte, engrandece a todos los payasos que no tuvieron ni siquiera la opción de conversar, y espero que algún día ese deseo se cumpla, porque sería un bonito homenaje al circo chileno, sería un gran paso estar en el festival de Viña, porque el ser humano que deja de soñar y deja de proyectarse, mejor que espere la muerte en su casa”.

La vida en el circo y el amor

Muchas teorías se cuentan en torno a la vida como artista circense, el problema es que nuestro pensamiento se quedó en el pasado, ya casi no quedan antiguas carpas y hoy, las que se levantan en su mayoría, son modernas, espaciosas y climatizadas.

Pero algunas de las preguntas que se hacen las madres cuando ven a las nuevas generaciones son ¿cómo lo hacen con las clases? ¿Van al colegio? La respuesta es sí, en cada una de las ciudades asisten a los colegios en donde van recolectado conocimientos, los cuales se validan a fin de año en el ministerio de educación.

Según nos cuenta Agustín Maluenda, “el tachuela chico”, los niños del circo “se peinan” en las clases de educación física, sobre todo cuando realizan acrobacias, pues, mientras los profesores enseñan “la rueda” o “la invertida” estos alumnos de paso deslumbran con sus “flic-flac, rondat o mortales sin manos”, los que aprenden desde pequeños, casi como si viniera integrado en su adn, “finalmente los profesores de educación física también aprenden de los niños de circo” remata el payaso más alegre de Chile.

“Por mis venas no corre sangre, por mis venas corre aserrín” Agustín Maluenda padre “el Tachuela chico”

Pero el circo también acarrea un “problema”… las mujeres. Agustin Maluenda Junior séptima generación de la familia Maluenda (17 años) y quien se luce en el trapecio y en las acrobacias, tiene fans club en Puerto Montt y en Arica, entre otras ciudades, la particularidad es que aún el circo no ha visitado ni Puerto Montt ni Arica.

Pero según nos cuenta el “tachuela chico” esta situación ha sido una constante en el circo, a modo de confidencia agrega que “en una oportunidad, cuando todavía estaba con mi hermano, llegaron dos abogadas y nos pidieron una foto, a la siguiente semana volvieron y nos volvieron a pedir otra foto, pero esta vez, pidieron una foto con mi cuñado Oscar Ríos, que era quien nos había tomado las fotos, cuento corto, hoy por hoy esa abogada vive con mi cuñado, se casaron, tienen dos hijos, ella vive en una casa rodante aquí en el circo y de aquí se va a la Corte Suprema y sigue trabajando como abogada. Esto tiene una magia muy bonita, es un mundo maravilloso”.

-¿Cómo lo hace su hija “Oscarita Maluenda” si quiere conocer a algún chiquillo?
-Lo conoce en el circo.
-¿Acá?
-Claro acá, no tiene otra oportunidad.
-¿Alguien del público por ejemplo?
-Difícil, del público es muy difícil. Mi hija tiene los pies bien puestos en la tierra y no cree en los amores imposibles, trata de no enamorarse de los artistas de la temporada, porque saben que terminando el ciclo se devuelven a su país, pero aunque es difícil conocer a alguien del público eso no es imposible.

Las atracciones del 2015

La presente temporada cuenta con la participación de artistas de Rusia, Ucrania, Nicaragua, México y Chile, además del humor, de los payasos Pastelito y Tachuela chico, quienes aseguran que si usted no se ríe, le devuelven su dinero.

Lo que necesitas saber

Ubicación: Ecuador con Las Rejas
Funciones: Miércoles 16, 21:00. Jueves 17 18:30 y 21:00. El 18, 19 y 20 de septiembre, cuatro funciones: 15:00, 17:00, 19:00 Y 21:30 HORAS.
Precios: Galería $5.000, Platea $6.000, Preferencial $10.000 y Palco vip $60.000.

Escrito por: