Angry Birds 2: ¿Se justifica la secuela?

Es difícil encontrar alguien que sea dueño de un teléfono inteligente y no conozca a Angry Birds. Desde el año 2009, los pájaros enojados han sido protagonistas de 14 juegos, 8 de los cuales son variaciones de la idea original y el resto, títulos basados en el universo de la eterna guerra entre aves y cerdos verdes.

Es por eso que resulta muy difícil de entender por qué después de seis años la finlandesa Rovio decidiera lanzar Angry Birds 2. Sí, Angry Birds 2 apareció la semana pasada para dispositivos iOS y Android sin dejar muy en claro qué hay detrás de todo esto.

La movida eso sí, no es nueva. La serie de skate Tony Hawk Pro Skater, por ejemplo, lanzará este año el Tony Hawk Pro Skater 5, luego de varios títulos aparecidos después del 4 que salió en 2002. O la misma serie GTA, que entre el GTA 3 y el 4 lanzó Vice City y San Andreas.

¿Pero que tiene de nuevo Angry Birds 2 para merecerse el mote de secuela? Muchas cosas a decir verdad. La idea es la misma de siempre: usar una honda para lanzar pájaros y acabar con todos los cerdos verdes de un nivel. Eso no ha cambiado. De hecho, varias de las aves clásicas vuelven con las habilidades que ya conocemos: el rojo derriba estructuras, el amarillo la madera, el celeste el hielo y el blanco tiene la bomba.

Estéticamente el juego se ve mucho más vistoso, con animaciones dentro de los niveles y los mismos personajes que lo hacen un juego mucho más lleno de vida. En ese sentido, sin tener que recurrir a un cambio drástico en imagen, el juego se siente fresco, pero con lo justo.

Otro de los cambios que mejora bastante la experiencia es que ahora podemos elegir el orden en el que lanzamos los pájaros mediante un sistema de tarjetas, permitiendo así generar mejores estrategias, sobre todo considerando que ahora los niveles ahora tienen rondas e incluso jefes que deben ser vencidos de manera estratégica.

Angry-Birds-2-3

Cada nivel parte con un número de tarjetas pero estas pueden ir aumentando al ir destruyendo la etapa e incluso contener hechizos que te ayudan a pasarlos más fácilmente. Acá la destrucción sin sentido no se premia solo con punto, sino que con más posibilidades de seguir jugando.

La mecánica de las rondas además, hace que cada vez que se cargue un nivel este sea ligeramente diferente, algo que sin duda mejora la rejugabilidad del título, pero también está pensado con otro fin: que los usuarios paguen.

Esto porque si bien Angry Birds ahora es gratis, también adoptaron el modelo de negocios de juegos como Candy Crash con niveles adictivos, largos, pero que de vez en cuando te entrampan y allí es cuando aparecen las ya temidas vidas. Sí, Angry Birds ya no es el juego con el que puedes pasar una media hora volando ya que si pierdes las 5 vidas con las que viene, tienes que esperar a que se recarguen o bien comprarlas con gemas que se obtienen dentro del juego o con dinero real. Yo, en lo particular, no encuentro que sea tan terrible, pero hay quienes no les gustará este acercamiento al mercado “freemium”.

ab2

Angry Birds 2 también ofrece por primera vez un sistema de batalla contra otros usuarios, aunque no es en tiempo real sino que a través de puntajes subidos a un servidor. Cada 24 horas en la “arena” aparece una serie de niveles que se acaban sólo cuando se te acaban las “tarjetas” que representan a cada pájaro. Ofrece algo de variedad, pero no mucho en realidad.

También ofrece conexión con Facebook para compartir puntajes con amigos o enviarse regalos, pero también para contar con el mismo avance de etapas en diferentes dispositivos, lo cual es muy útil para un juego con casi 200 niveles.

Como dato de la buena acogida de este juego: en la primera semana llegó a 20 millones de descargas. Tremendo.

__thumb_-3-AB2_20million_black

¿Pero vale la pena bajarlo, y además, vale la pena como secuela? La respuesta en ambos casos es sí, y demuestra lo que se pudo haber logrado con la franquicia en lugar de dedicarse a hacer la misma fórmula pero con diferentes temas. Es lo que se espera de una secuela hecha a lo clásico: expandir la idea de maneras diferentes y con una dificultad que engancha a los casuales y también entrega retos a los que jugaron hasta el cansancio alguno de los 14 juegos anteriores.

Claramente la inclusión de un sistema de vidas y microtransacciones hacen que no sea tan adictivo como antes pero eso a veces es bueno, sobre todo para darle tiempo a otros juegos y jugar en tandas. Yo recomiendo al menos darle una pasada aun como tal como yo, hayas dejado de sorprenderte de Angry Birds cerca del juego número 6 de los 14 ya lanzados. Y espero que de acá a que salga el 3 pase mucho tiempo pero pocos, poquitos juegos.

NOTA: 4 de 5 cerditos verdes

Escrito por: