Batman Arkham Knight, sus cualidades para ser el mejor juego del año

Por Axel Christiansen

La semana pasada comenté sobre los mejores juegos del primer semestre pero ahora quiero hablar sobre el que, para mi, es el mejor juego de lo que va del año: Batman Arkham Knight.

Pocos juegos llegan con el nivel de expectativa que tuvo Batman Arkham Knight: desde su comienzo fue anunciado como exclusiva para consolas de nueva generación, lo que significaba que no se vería mermado por tener que aparecer, además, en consolas inferiores.

Los mejores y peores videojuegos del 2015 (parte I) – Tu ADN

También se trata del fin de la trilogía de la compañía Rocksteady al mando del caballero de la noche. Recordemos que Arkham Origins no fue hecho por ellos y por lo mismo era el más débil de todos.

Y tras todas las varas, Arkham Knight sale ganando y con creces. Batman tiene dos antagonistas que mueven los hilos de la historia: el ya conocido Scarecrow que ahora amenaza con llenar a CIudad Gótica con un gas tóxico -y que motiva a evacuar la ciudad completa- y el Arkham Knight, un misterioso personaje que llega con toda una fuerza militar a acabar con Batman.

Personalidad y una sorpresa

El diseño, identidad y personalidad del Arkham Knight fueron escritos totalmente por los creadores del juego, por lo que su presencia está a lo largo del título. De hecho, se puede decir que en realidad es solo un gran enemigo, cuya mente está personificada por Scarecrow y cuya fuerza, por el Arkham Knight y cuya meta es acabar con Batman de una vez por todas.

(Podemos decir que hay un tercer villano pero no quiero arruinar la sorpresa)

El diseño del juego es parecido a Arkham City, en cuanto es un mundo abierto en el cual Ciudad Gótica opera no sólo como el mapa para navegar sino en una suerte de parque de diversiones donde siempre hay algo que hacer. El mapa es pequeño en comparación con otros juegos, pero la densidad que posee es increíble, es prácticamente imposible encontrarse un momento y no tener algo que hacer.

Ya sea perseguir los eventos de la historia principal, seguir una de las decenas de misiones secundarias donde aparecen otros villanos del universo de Batman, o los desafíos de habilidad que incluso permiten comparar tiempos y puntajes con los amigos, Rocksteady logró que una versión vacía de Ciudad Gótica aun sea entretenida.

Y si el juego parece ser una versión mejorada del anterior ¿Donde está el brillo? La novedad está en el batimóvil, que hace su estreno en la franquicia. El batimóvil se puede usar como un medio de transporte muy inestable, pero también como un tanque de batalla, uno de los grandes aciertos del juego. Hay batallas en tanque que incluso requieren el uso del sigilo, y son bastante complejas si no se planifican y no se es paciente.

Por suerte, las secciones donde se requiere el batimóvil para movilizarse de manera obligatoria son pocas y son lo justo y necesario, todo el resto del juego puedes optar a mover con el gancho volando por los aires y ser igual de efectivo. Pero todo es cosa de costumbre.

553e34670056a

El combate sigue sin grandes modificaciones, premiando a los jugadores que prefieren atacar a los enemigos de manera silenciosa e inesperada. La nueva mecánica del “Fear Takedown” permite eliminar hasta tres enemigos de formas instantánea, pero siempre y cuando no sea detectado. Otras secciones tienen peleas dobles las cuales son muy interesantes y mi item favorito es sin duda el sintetizador de voz, ya que permite engañar a los enemigos y enviarlos a diferentes trampas. Lo malo es que llega bastante tarde dentro del juego.

A nivel técnico, Batman Arkham Knight roza la perfección, aunque el manejo de la historia es algo que no dejó de molestarme pero más que nada por el manejo de un mundo abierto.

558a0448793c5

Hay misiones dentro de las historias que parecen “urgentes”, algo por lo que el Batman real “correría”, pero uno puede ponerse a hacer cualquier otra misión alternativa, como los puzzles del acertijo, rescatar a Catwoman, perseguir a FIrefly, destruir autos en la carretera, resolver el caso de un asesino en serie y de repente recordar que tenía que ir a rescatar a alguien.

Es cierto, como actividades dentro de un juego está bien que haya mucha variedad, pero narrativamente la libertad no funciona cuando supuestamente corres por salvar a la ciudad (y todo esto en “una noche”, curiosamente una noche que dura más de 20 horas).

Por lo mismo, siento que Arkham Knight no es el mejor de la serie, sino que sigue siendo el original Arkham Asylum, más que nada por el desarrollo de la narrativa y los escenarios cerrados que te obligaban a resolver todo más parecido a Batman. En Arkham City no eres Batman, sino que eres un niño con acceso a todas las herramientas de Batman, incluyendo un auto que se convierte en tanque. Algo que tampoco suena mal, si me preguntan a mí.

Y a pesar del desastre de la versión de PC -culpa de Warner más que de Rocksteady-, esto no debe quitarle mérito al trabajo de los desarrolladores que da un cierre magistral a la serie que mejor ha retratado a un superhéroe en un videojuego. Esa mezcla que durante muchos años no parecía cuajar. Tras seis años, podemos decir que finalmente Ciudad Gotica descansa en paz.

NOTA: 5 de 5 orejas puntiagudas

Escrito por: