Guarello y las barras bravas: “Los chanchos”

Por Juan Cristóbal Guarello

Vi, entre todas las imágenes de los incidentes en Talca, la de un seboso sin polera que se paseaba desafiante por el techo de los baños del estadio, hasta que un pergenio con la camiseta de Rangers salió a su encuentro. Se armó un remolino de gualetazos ordinarios que con piedad se puede llamar pelea. Así con el fútbol chileno cada fecha: hay que rezar para que un modesto partido de la Copa Chile no termine en escándalo, destrozos y heridos.

La semana anterior en Sausalito asistimos a una verdadera riña carcelaria, donde pelotudos y guailones se perseguían con estoques en el mismo césped donde alguna vez jugara Garrincha, Pelé, Bobby Charlton, Florian Albert o Carlos Valderrama.

Partido entre U de Chile y Rangers fue suspendido por violentos incidentes

Debido a la nueva ley de los estadios, la superintendencia declaró que no se jugará el segundo tiempo del encuentro.

¿Qué son la barras bravas en definitiva? ¿Qué significa ese mamarracho violento que perpetran cada vez que pueden? Dejando de lado la estructura delictiva asociada al núcleo (extorsión, robos, tráfico, amenazas), queda muy claro lo abismante y desolador de su propuesta.

Con el perdón de los antropólogos y sociólogos que ven un “significado” o “explicación” a este acoso inaguantable y permanente (además todo tiene un significado y una explicación y no por eso es legítimo), digo, con el perdón de estos académicos que ven “herramientas de cambio social” o “gritos de rebeldía popular” en los gualetazos de gordo en Talca o en los quiscasos de los flaitongos en Viña, lo único que se puede concluir del mamarracho es que se trata de llevar un lote de trapos, o lienzos, mugrientos, exhibirlos y esperar que los otros, que andan también con sus lienzos mugrientos, vengan a pelear. Estadio Sausalito es suspendido indefinidamente tras incidentes en Copa Chile

Entonces, el que junta más lienzos mugrientos de la contra (a palos, a los estoques, a los piedrazos), gana y es más bacán, más choro, más parao, más pulento, más pasional, con más sentimiento, el más mejor, el rey, el King, el master, el mero mero…

Lee la columna completa en AS Chile