¿Quién ganó en la feria de videojuegos más importante del mundo?

La E3 es más que una feria de videojuegos. Es un campo de batalla donde las principales marcas lanzan su artillería para quedarse con la atención y los dólares de la mayor cantidad de videojugadores posibles. Por algo no suelen escatimar en gastos, pantallas gigantes, transmisiones de sus conferencias en vivo e invitar prensa de todas partes del mundo para esparcir su palabra por el mundo.

Y que mejor espacio para librar estas batallas que las presentaciones que cada año realizan las tres marcas más importantes de la industria: Microsoft, Sony y Nintendo. Veamos que hizo cada una de ellas.

Microsoft abrió los fuegos con una presentación correcta, pero demasiado enfocada en mantener a sus fans contentos más que atraer a nuevos compradores. Abrir con Halo y cerrar con Gears of War, desde el punto de vista del fanático de la Xbox fue la sandía calada que dejó a todos gritando. Otro giro hacia esa dirección fue el anuncio de la llegada de la retrocompatibilidad de juegos a la consola -es poder jugar títulos de Xbox 360 en el mismo aparato-, anuncio que fue recibido con aplausos pero que debería haber llegado de fábrica con la consola. Nada que celebrar.

Pero sin duda la demostración que más llamó la atención fue la de Holo Lens, el sistema de realidad aumentada diseñado por la misma mente detrás de Kinect. La realidad aumentada se diferencia de la virtual porque esta agrega elementos digitales al mundo que nos rodea, permitiendo por ejemplo, crear un mundo de Minecraft en la pared de nuestra casa o sobre una mesa. Algo que es tan avanzado como aun irrelevante dentro del contexto de una feria de videojuegos. Sin embargo, si la intención fue destacar, lo lograron y finalmente la gente salión conforme.

La vez de Sony

Pero nadie contaba con que esa misma noche, Sony se encargaría de cambiar todo el escenario de la feria. A diferencia de lo hecho el año pasado, donde se notó que estaban dormidos en los laureles, la conferencia de PlayStation fue como una suerte de discurso de campaña electoral donde se dijo todo lo que los jugadores querían.

Nada malo podía pasar con un discurso iniciado con la resurrección de The Last Guardian, un juego anunciado por primera vez hace 7 años para la PS3 -razón por la cual en su momento compré la mía- y que ahora encontró su hogar en la PS4. De allí en adelante, toda la conferencia fue un golpe tras otro, un abrazo y un guiño a toda la comunidad gamer: No Man’s Sky, Street Fighter V, nuevas IP como Horizon e incluso la aparición de Activision para decir que PS4 será el nuevo hogar de Call of Duty, dejaron al menos a cada tipo de jugador bien contento.

VIDEOS Estos son los adelantos y anuncios de los juegos más esperados del E3 2015

Apelando a lo que el público quiere, las compañías de videojuegos emitieron sus más grandes anuncios, los cuales causaron mucho revuelo en la industria.

Al matar prematuramente a su portatil PS Vita, Sony pudo enfocarse en demostrar que la PS4 es LA consola que hay que tener en esta generación, no solo por su futuro sino por su culto al pasado.

Y si bien dos de los anuncios más grandes como lo fue el remake de Final Fantasy 7 y Shenmue 3 no tienen fecha de salida inmediata y son más bien promesas de campaña, el tema es que por algo Sony quiso tener esos anuncios en su escenario y al lograrlo, se ganaron el corazon del critico mas duro de estos tiempos: internet.

Nintendo y su bandera blanca

Un escenario diametralmente opuesto fue el presentado por Nintendo, quienes o erraron el mensaje o nos trajeron el funeral adelantado de la Wii U.

Es curioso, porque de Nintendo se sabía de las cosas que no se iban a hablar. No iban a mostrar el nuevo Zelda -el proyecto más ambicioso de la compañía- ni tampoco de NX, su próxima consola de la cual sólo se conocen las dos letras que hasta el momento forman su nombre. Dos temas que en cualquier otro año habrían hecho que la compañía nipona se quedara con los titulares de la prensa especializada.

 

Y uno tiende a pensar de que si no se iba a hablar de eso, al menos habrían dos cosas igual de buenas para reemplazarlas. Pero no. El problema de la conferencia de Nintendo no fue la cantidad de sus anuncios -de hecho, de las tres fue la que presentó más juegos exclusivos que efectivamente saldrán este año-, sino que no cumplieron las expectativas de un público exigente en una industria exigente.

Starfox, bien, cumplió con mostrarse y ser lanzado para esta temporada navideña.Super Mario Maker terminó demostrando que va a ser un imperdible y Yoshi’s Wooly World no puede ser más adorable, pero todos son proyectos que ya se conocían. Las novedades que incluyeron a franquicias queridas como Zelda, Metroid o Animal Crossing fueron spin offs más que aventuras principales, lo que uno tiende a esperar como anuncios para el resto del año, no para la mayor cita del videojuego.

VEREDICTO

Tal como una guerra, la E3 es cruel, y las reglas del campo de batalla son claras.Sony jugó a ganador y se quedó con la corona sin necesariamente traer productos concretos. Microsoft se fue cumpliendo su labor pero difícilmente recibirá una condecoración por su participación, y Nintendo, siendo el más veterano, extrañamente actuó levantando la bandera blanca, lo que puede significar que de verdad no había más que mostrar, o que la mejor artillería la tiene guardada para el 2016.

Escrito por: